viernes, 22 de febrero de 2013

Febrero en mi jardín.

Te traje un regalito.....
Al parecer, es época de podas y transplantes, para que en la primavera jardines y macetas muestren sus mejores galas. Yo soy de esas personas que lo que sabe de plantas es que nacen, crecen, se reproducen y mueren... y porque una vez lo leí en un libro de texto. Vamos que hasta ahora son más las que han muerto o agonizado a manos mías, que las que han salido adelante. Y las que sobreviven sospecho que es porque mi tía se ha puesto como objetivo meter en vereda mi jardín (se conoce que a falta de jardín propio, se está quedando a gusto con el mío).

Así que, con su asesoramiento y apoyo, además de una poda intensiva que ha dejado sin flores a mi hibisco (que ha sobrevivido a un verano criminal, a pesar de que casi lo habíamos dado por muerto), y con 1 metro menos de longitud a la enredadera (que está en la uci), la gran víctima del mes del jardín han sido los árboles. 

El anterior dueño de la casa parece que en jardines tenía claro sus gustos: árboles grandes de raíces profundas y fuertes. Que está muy bien cuando eres un hacendado con hectáreas de terreno a tu disposición, pero no cuando tienes dos metros cuadrados de jardín, rodeados de muros. 

Cuando llegamos ya nos encontramos 2 tocones (es decir, dos árboles que ya tuvo que quitar),  un hermoso laurel de indias (que tiene fama de echar unas raíces criminales, que acaban con tuberías y muros por igual) y un limonero.

Mi primer limón, de fisher price
El limonero, aunque medio enfermo, tenía un pase, y hasta ha echado dos limones (verdes y raquíticos, pero oye, poco a poco), pero el laurel, aunque muy práctico para darle sombra al coche, era una garantía de muro roto en un par de años.

No habíamos decidido aún cómo nos desharíamos (con pena, eso sí) del señor árbol, cuando reparamos en que esos arbolitos pequeños que también había, eran más laureles de indias. El señor no se contentó con tener uno ya bien crecidito, se ve que se quedo con ganas y plantó 3 más. Con dos cojones amigo.

Así que primero atacamos al rival más débil, aprovechamos que todavía no levantaban un metro del suelo, para cortarlos con una podona antes de que tuvieran oportunidad de ponerse monstruosos e indestructibles.

La víctima
Pero con el grande ha sido un poco más difícil. De tres o cuatro veces hemos ido recortando la copa con las mega tijeras de podar, y cuando lo dejamos en el tronco, - o debería decir los troncos, porque son muchos que se van entrelazando - pedimos ayuda a un amigo, que trajo la sierra eléctrica para terminar la faena. Pero quiso la fortuna que la sierra no arrancara. El árbol estaba ya suspirando aliviado, cuando el muchacho, ni corto ni perezoso sacó una pequeña herramienta, y a machetazos lo redujo a la mitad de altura. Ahora tengo ramas de laurel acumuladas en el suelo del jardín, que no sé si puedo aprovechar como leña para la chimenea.

Ahora toca remover la tierra para buscar las raíces y cortarlas, arrancar restos de césped y malas hierbas. Y cuando terminemos con la limpia, plantar algo nuevo y menos problemático, y ver si la primavera hace el resto.

Bueno, eso, y que yo me acuerde de regar dos veces por semana y abonar una vez al mes. Eso también cuenta creo. Algo leí una vez en un libro de texto.


Que la mierda de Transilmonio no caiga sobre tí, Amén.

PD: Peibol me regaló un libro de jardinería, me contó, que le dijo al dependiente "quiero un libro para una persona a la que se le mueren las plantas". No sé por qué me lo regaló a mí.

3 comentarios:

Martes dijo...

¡Qué suerte tener tu casita con tu jardín! Yo este mes he matado una azalea pero he resucitado una yuca; creo que se compensan. Un día me compraré un casa con jardín... Un día...

JuanRa Diablo dijo...

En este crudo invierno (hay nieve ahora mismo en las montañas de Yecla) uno oye en la tele las temperaturas de las Canarias y suspira y piensa "La madre que los trajo, qué afortunados son"

Tendrás un jardín más o menos bonito, vale, pero vives en el Paraiso, que es lo importante! :D

Un saludo, jardinera de dudosa profesionalidad :P

PD. En plena primavera, fotos de los resultados. ¡Quiero ver progresos! :D

La Exorsister dijo...

Martes
Qué alegría da cuando una planta resucita... yo el otro día ví brotes verdes (maldita política, ya no se puede decir eso sin pensar en Zapatero) en la enredadera que días antes estaba para el arrastre.

Cuando compres esa casa con jardín, asegurate que no te dejan arboles gigantes de regalo... jijijij

JuanRa ¿Eres tú o algún diablillo menor? visto como te han dejado el blog... nunca se sabe.

Por algo las bautizaron "islas afortunadas". Después de haber vivido en Irlanda, yo sé que el nuestro no es invierno ni nada, pero la verdad es que, curiosidades de la aclimatación, ¡¡para nosotros hace frío!!

Seguiremos informando del jardineo.